divendres, 7 de març de 2014

Hunter S. Thompson y el Periodismo Gonzo


-Estoy algo volado, mejor conduces tú...
Y de pronto hubo un estruendo terrible a nuestro alrededor y el cielo se llenó de lo que parecían vampiros inmensos, todos haciendo pasadas y chillando y lanzándose en picado alrededor del coche, que iba a unos 160 por hora, la capota bajada, rumbo a Las Vegas.
-¡Dios mío! ¿Qué son esos condenados bichos?
Pisé el freno y enfilé el Gran Tiburón Rojo hacia el borde de la carretera. Pensé que no tenía objeto mencionar aquellos vampiros. Muy pronto los vería el pobre cabrón.

Con este diálogo se inicia la obra cumbre de Hunter S. Thompson y del movimiento llamado “Periodismo Gonzo”: Miedo y asco en Las Vegas, que bien podría ser el manifiesto de este estilo surgido durante los 60 y que obtuvo cobijo en revistas como Rolling Stone o Playboy. Por su desafío constante al status quo, el abuso de drogas de cualquier tipo y una forma de escribir casi frenética, Thompson se ganó un lugar en la contracultura y en el movimiento hippie de finales de los 60.


El Periodismo Gonzo se caracteriza por la ausencia de una de las señas más importantes del periodismo actual (jé): la objetividad. En los reportajes “gonzos” el periodista se mete de lleno en la acción e incluso es el desencadenante y el que da el primer paso. Predomina la primera persona y no se deben omitir los detalles más escabrosos, pues ahí es donde reside la esencia del escrito.

El alcohol y las drogas de todo tipo son parte fundamental para comprender el Periodismo Gonzo, ya que mediante su consumo se distorsiona la realidad y se pierde la objetividad del periodismo común. Es habitual en las obras de Thompson que las sustancias psicotrópicas como la mescalina o el LSD sean el preludio a la acción que va a llevar a cabo.
En una sociedad cerrada donde todo el mundo es culpable, el único crimen es ser atrapado. En un mundo de ladrones, el único pecado final es la estupidez.”

Las influencias más claras de Hunter S. Thompson las encontramos en el “Nuevo Periodismo”, iniciado por Capote con “A sangre fría” por la falta de objetividad y la “no ficción”; algunos incluso opinan que se trata de un subgénero dentro del Nuevo Periodismo. Pero la influencia más clara en cuanto a temática está en los Beatniks, con los que comporte la pasión por las drogas y un estilo narrativo muy parecido.

Además de 'Miedo y asco en Las Vegas' y sus reportajes en Rolling Stone o Playboy, Thompson también  es famoso por escribir sobre los meses que pasó con la banda de motoristas “Los Ángeles del Infierno”, de la cual casi sale sin vida. En el libro describe los 5 meses que convivió como uno más de la banda, una obra repleto de orgías, robos y demás crímenes que agrandó la fama de la banda de motoristas más famosa del mundo.


El Periodismo Gonzo ha intentado tener varios sucesores como Lester Bangs o P.J. O'Rourke, pero los admiradores de Thompson consideramos que este tipo de periodismo murió el 20 de febrero de 2005, día en que Hunter S. Thompson se suicidó disparándose en la cabeza a la edad de 67 años.

«Lejos de mí la idea de recomendar al lector drogas, alcohol, violencia y demencia. Pero debo confesar que, sin todo esto, yo no sería nada»

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...