dilluns, 11 de maig de 2015

Compositores Post-Románticos: Erik Satie


"La experiencia es una forma de parálisis"


Erik Satie, nacido en 1866 y fallecido en 1925, fue un compositor y pianista francés. Precursor del minimalismo y el impresionismo musical, fue una figura excéntrica y clave dentro de la música francesa y mundial, además de ser muy admirado por Claude Debussy y otros artistas de renombre. 

El compositor francés se describió como un músico medieval que por casualidad deambulaba por el siglo XX. Su música, como la de Edvard Grieg o Frederic Mompou, es de corte íntimo, y la mayoría de sus composiciones son obras cortas para piano o ballets.
Tenía por costumbre acompañar las partituras de sus obras con comentarios de todo tipo que no tenían que ser leídos durante la interpretación. En su etapa final dejó de usar líneas divisorias para separar los compases.


Satie nunca adoptó las tradiciones. En 1879 entró al conservatorio de París, donde sus maestros lo etiquetaron como alguien "falto de talento". Más tarde volvió a ser aceptado, pero no logró causar mejor impresión y finalmente resolvió partir al servicio militar en 1886.

Después de publicar sus primeras composiciones en 1887 y conocer a Claude Debussy cuatro años más tarde, se convirtió en el compositor oficial y maestro de capilla de la orden Rosacruz.

Trascurridos dos años más conoció a Maurice Ravel y fundó la Iglesia Metropolitana del Arte de Jesús el Guía.

En 1905 decidió matricularse en la Schola Contorum de Vincent d'Indy para estudiar contrapunto clásico ya que su música era criticada por ser poco armónica y necesitaba un buen conocimiento de cómo se percibía la armonía tradicional para desarrollar sus ideas sobre la claridad en la música francesa. Satie completó el curso de cinco años de nivel intermedio.


A partir de la segunda década del siglo XIX, la vida de Satie empezó a acelerarse. Sus piezas breves para teclado se popularizaron mucho y durante los años siguientes escribiría y publicaría muchas de estas.

Su primer contacto con Jean Cocteau, en 1915, marcó el inicio de su música instrumental madura al componer para una puesta en escena de 'El sueño de una noche de verano', del dramaturgo inglés William Shakespeare. Desde 1916 Satie y Cocteau trabajaron en el ballet Parade, una peculiar obra como más tarde señalaremos. Más adelante conoció a artistas cubistas y dadaistas, quienes cuales influenciaron las últimas composiciones del autor.

Hasta el año de su muerte, nadie excepto él entró en su habitación en Arcueil a lo largo de los 26 años que vivió en ella. Sus amigos descubrieron allí numerosas excentricidades cubiertas de polvo y telarañas, como una colección de unos cien paraguas -algunos probablemente jamás usados-, una colección de dibujos de edificios medievales imaginarios, cartas, el retrato que le hizo su amiga Suzanne Valadon y numerosas composiciones hasta el momento desconocidas esparcidas por todos lados. El polvo del piano demostró que Satie no llegó a utilizarlo para preparar sus composiciones.


La música de Satie realmente marcó un antes y un después en la música contemporánea, influenció a compositores como Claude Debussy (cuya revolución musical no hubiese sido posible sin la música de Satie), Maurice Ravel o Darius Milhaud, quien afirmó que Satie 'profetizó el mayor movimiento en la música clásica que aparecerá en los próximos cincuenta años dentro de su propia obra musical'.

Y no solo fue una música revolucionaria, también sigue siendo, desde entonces, una eterna favorita. A continuación expongo las obras más representativas del autor:

Obras Clave


3 Gymnopédies & 6 Gnossiene

Las piezas más célebres del compositor. Clásicos entre los clásicos. Valses minimalistas muy fáciles de interpretar y de una pureza inigualable. Los más famosos son los No.1 de cada conjunto.



Sócrates

Compuesta en 1916, a menudo es considerada la obra cumbre de autor. Los extractos de Platón están dispuestos en un estilo simple.

Existen tres versiones de la obra, dos para voz y piano y una tercera para orquesta pequeña y voz.


Ballet 'Parade'

Su partitura más completa y vanguardista. Música incidental para la obra 'Parade' estrenada en 1917 con decorados y vestuarios de Pablo Picasso y coreografía de Léonide Massine.

Incluye una máquina de escribir, la sirena del Titanic y un botellófono como instrumentos. Dejo en este link un fragmento del ballet.


Vexations

La obra más excéntrica de Satie, inspirada en su acercamiento a la secta esotérica de los rosacruces. No la publicó en vida. Sin especificar el instrumento, el compositor muestra una partitura de solo 18 notas con una anotación que marcaba que el motivo de la obra debía ser reproducido 840 veces en cada interpretación en el más absoluto silencio, y la más intensa inmovilidad, surgiendo una composición de más de 18 horas.

El músico estadounidense John Cage se lo tomó al pie de la letra y en septiembre de 1963 organizó en el Pocket Theater de Nueva York la primera interpretación completa de la obra ante el público contando con un equipo de 10 pianistas que se iban turnando en la ejecución. Siete años después, el australiano Peter Evans quiso rizar el rizo y, en la Watters Gallery de Sydney, intentó completar la obra él solo. Cuando llevaba 16 horas, y ya había repetido las notas 595 veces, interrumpió abruptamente la interpretación y abandonó la sala. Más tarde explicó que no podía seguir tocando porque su mente se había visto invadida por pensamientos demoníacos y alucinaciones.

A continuación dejo un fragmento de una hora:




Otras obras importantes


Nocturne No.1 - Link
Ogives - Link
Piéces Froides - Link
Danses de Travers - Link



"Yo me llamo Erik Satie, como todo el mundo"


0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...