miércoles, 2 de octubre de 2013

Carta a tres esposas (A Letter to Three Wives, 1949) de Joseph L. Mankiewicz



"Todo guionista digno de ese nombre ya ha dirigido su película cuando escribía el guión"


Tres mujeres reciben una carta de su amiga Addey Ross en la que ésta les comunica que se ha fugado con el marido de una de ellas, sin especificar de cual se trata. Desde éste momento, y a través de tres flashbacks, indagaremos en los matrimonios de las tres protagonistas para conocer sus miedos y las dificultades de la convivéncia.


Basándose en la novela de John Kempner "Carta a cinco esposas" Joseph L. Mankiewicz elabora un excelente guión que le valió el premio de la academia de Hollywood. Mediante una firme construcción de los personajes, el realizador de Pensilvania nos presenta un film con un gran pulso narrativo que no permite al espectador aborrecerse.

En esta película, Mankiewicz nos presenta las distintas dificultades que se presentan en la vida matrimonial. Por un lado, una mujer (Jeanne Crain) que teme no estar a la altura de la sofisticación de su marido (Jeffrey Lynn), por otro, una esposa (Ann Sothern) que con el tiempo se ha centrado más en su vida laboral que en la matrimonial, lo cual ha complicado las relaciones con su cónyuge (el genial Kirk Douglas), y finalmente, un matrimonio (el formado por Linda Darnell y Paul Douglas) completamente desestructurado en que ninguno de los dos integrantes se muestra capaz de confesar su amor hacia el otro. Y todo ello con el elemento común de Addey, la amenaza para las tres esposas (de la cual tan sólo escuchamos la voz, ejerciendo de narradora).


Pese a no poder destacar el trabajo de ninguno de los actores en concreto, la interpretación grupal que ofrecen todos ellos resulta excelente. La dirección de Mankiewicz (que también le valió el Oscar a mejor director) es formal y elegante, sin usar grandes recursos técnicos pero cuidando cada plano y cada encuadre con gran detalle. La fotografía de Arthur Miller y la banda sonora de Alfred Newman completan esta excelente obra cinematográfica.

Para destacar una escena en particular, podríamos hablar del momento en que las tres esposas leen la carta y se embarcan camino a un picnic en el campo con un considerable grupo de niños. En ese momento, y durante unos segundos, las tres observan una cabina telefónica que se encuentra en tierra y que podría resolver su intriga, ahorrándoles la tarde de sufrimiento que les espera (esta escena se corresponde con la primera de las imágenes mostradas en esta entrada).


Esta película supuso la confirmación de Mankiewicz entre la élite cinematográfica norte-americana. El autor de "Eva al desnudo", "Julio César" y "La Huella" confirmó aquí sus cualidades y su carrera se mantuvo en un continuo ascenso a partir de este momento.

En definitiva, una obra de gran cualidad que vale la pena visionar y que dudo pueda decepcionar a cualquier amante del cine clásico.






2 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...