divendres, 6 de juny de 2014

Tamara de Lempicka, una vida llena de arte y lujo

tamara

Tamara de Lempicka nació en 1898 en Varsovia (Polonia). Fue una pintora Art Decó que se dedicó principalmente a retratar a la aristocracia de los 'locos años 20'. Después de algunas exposciones en París, pudo presentar  en 1925 sus obras en la primera exposición art decó. Tras divorciarse de su primer marido en 1929, un abogado polaco llamado Tadeusz Lempicka, se casa con el barón Raoul Kuffner de Diószegh, a la vez que reconocía su bisexualidad. Con su nuevo marido y coleccionista de su obra, viaja a Estados Unidos, donde se hace un hueco importante en la vida social del país. Con él organizaba grandes fiestas a las que asistían celebridades del cine y comunicación como Theda Bara, Mary Pickford, Tyrone Power y Dolores del Río. Incluso trabajaría con Willem dee Kooning y Georgia O'Keeffe en 1938.  


Su producción se centra en retratos de ambos sexos y desnudos femeninos. Siguen todos el mismo perfil pero cambiando rasgos como el color del pelo o la vestimenta. El trazo es grueso y los fondos planos. Las figuras que dibuja son etéreas, con ropajes flotantes y extremidades alargadas. La pincelada es brillante y hay un importante contraste de luces y sombras. Aunque dibujó a ambos sexos tenía predilección por las mujeres y fue la pionera de una nueva imagen para este género, cambiando aspectos de feminidad y masculinidad. Tuvo diversas influencias como Botticelli, Bronzino, el retrato manierista el cubismo, el cual es perfectamente visible. Sus obras fueron clasificadas como 'porno blando' y se la excluyó de los libros de historia del arte por no ser políticamente correcta. Casi todas sus obras pertenecen a colecciones privadas y se dice que 300 de sus lienzos no aparecen en los catálogos. 

lempic12

Retrato de un hombre con abrigo (1928)

Retrato de Madame M.

Retrato de Madame M

Portrait Madame Boucard

Retrato de la señora Boucard (1931)


Joven con guantes (1930)

En los retratos de Tamara se puede ver la moda de la época y el lujo y riqueza que rodeaba a los personajes representados en las obras y también a ella misma. Fue una mujer inteligente, poderosa y rica, la cual tuvo diversos pretendientes, que se enamoraron totalmente de su rubia cabellera y de su personalidad. Sin embargo no se conoce demasiado de su vida ya que llegó a ser un compendio de anécdotas y mentiras, muchas veces alimentadas por ella misma. Sus biógrafos no consiguen ponerse de acuerdo y la principal conocedora de su vida la plantea llena de acción, sexo y drogas. Una de las historias que circulan acerca de su vida es que se acostaba con sus modelos antes de pintarlas.

Grupo de Desnudos 

Mujer que duerme. 1935.

Mujer que duerme. (1935)

Se sabe que Tamara odiaba el comunismo ya que la Revolución rusa la obligó a abandonar su país, junto con otros aristócratas. Con la caída del zarismo y la llegada de los bolcheviques al poder, el primer marido de Tamara fue detenido por acciones contrarrevolucionarias, y que según se dice fue liberado gracias a sus contactos y a favores sexuales que realizó Tamara, convencida zarista. Además realizó portadas y dibujos para la revista de moda alemana Die Dame. 

En pleno verano. Portada de la revista "Die Dame", agosto de 1928.

En pleno verano. Portada de Die Dame, (agosto de 1928)

En uno de sus pocos autorretratos recuerda la trágica muerta de la bailarina Isadora Duncan que murió estrangulada en 1927 cuando su chal se enganchó en una de las ruedas de su Bugatti. 

lempick1

Autorretrato en el Bugatti

En 1941 Tamara se traslada con su madre y en 1960 su marido muere. Será ya en 1980 cuando la artista muera en Cuernavaca (México). Su madre, cumpliendo su deseo, tiró las cenizas de Tamara desde un helicóptero al cráter del volcán Popocatépeti. 

Sus obras han atraído a personalidades del espectáculo como Barba Streisand. Ella fue la que hizo resurgir a Tamara en 1994 en una subasta de sus obras que realizó. La obra elegida fue Adán y Eva y se vendió por dos millones de dólares. A partir de ese momento diversos artistas como Jack Nicholson o Sharon Stone han querido tener una obra de la pintora polaca. Madonna, interesada también por adquirir sus obras, se inspiró en su pintura para el vídeo musical de Vogue de 1990. Así mismo, en el vídeo de la canción Open Your Heart de la misma cantante, aparece un cuadro suyo.





A pesar de sus ideas políticas, su vida de riqueza, lujos y frivolidad, me parece importante hablar de Tamara de Lempicka, no solo porque me guste su obra artística, por lo famosa que pudo ser en su época o la influencia que ha tenido posteriormente, sino también porque la realidad es que no ha habido un gran número de mujeres artistas a lo largo de la historia pues hasta muy entrada la modernidad no se les permitió o no interesaba lo que ellas hacían. Otra razón que explica este vacío en el arte es que las artistas que ha habido no se han dado a conocer como deberían. Quizás el primer ejemplo que nos viene a la cabeza cuando hablamos de una mujer pintora es Frida Kahlo pero hoy quería enseñar que hay más y con un grandísimo talento.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...