dijous, 16 d’abril de 2015

Las diez mejores películas de Max Ophüls





1- Madame de... (ídem, 1953)


La obra maestra de Max Ophüls. El crítico norteamericano Andrew Sarris llegó a calificarla como la película más perfecta jamás realizada, y es que Madame de... es el mayor ejemplo de la precisión y el perfeccionismo de su autor. Este drama romántico, además, se encuentra protagonizado por tres enormes figuras de la interpretación: Danielle Darrieux, Charles Boyer y Vittorio De Sica.





2- Carta de una desconocida (Letter from an Unknown Woman, 1948)


Este tremendo melodrama es el filme más recordado entre los que el alemán dirigió en los Estados Unidos. Protagonizado por Joan Fontaine y Louis Jourdan, el filme es también un perfecto ejemplo de la imaginativa narrativa de su autor y de la capacidad de éste para llegar al corazón del espectador con historias trágicas y hermosas por igual.




3- Lola Montes (Lola Montès, 1955)


El último filme que dirigió Ophüls es, según nuestra opinión, el más trágico y complejo, narrativamente hablando, de todos los que realizó. Narrando en forma de flashback la vida de la famosa cortesana y bailarina del Siglo XIX, el alemán presenta aquí un perfecto compendio de lo que fue su obra formalmente y de las que fueron algunas de sus temáticas recurrentes.




4- Almas desnudas (The Reckless Moment, 1949)


Brillante incursión en el género noir que cierra la etapa americana de Ophüls. Aunque respetando los esquemas del mismo, el director alemán introduce en su cinta numerosos elementos estilísticos y narrativos -como el estudio psicológico de sus personajes o el contrapunto costumbrista de la historia- que lo convierten en un trabajo perfectamente reconocible.   




5- El placer (Le plaisir, 1952)


Adaptación de tres cuentos de Guy de Maupassant que versan sobre el placer. Estas tres historias, protagonizadas por estrellas de la escena francesa como Danielle Darrieux, Jean Gabin o Simone Simon, constituyen en su conjunto una de las más alabadas cintas de Ophüls y una cima de la capacidad del cineasta para crear obras impecables en el aspecto visual.




6- La ronda (La ronde, 1950)



Drama de historias cruzadas que sigue las distintas relaciones amorosas que surgen en Viena durante una sola noche. Con este filme, Ophüls volvía a Francia e iniciaba su periodo de madurez artística con un seguido de películas que definirían el conjunto de su obra y que le ensalzarían como uno de los grandes del cine europeo.




7- La mujer de todos (La signora di tutti, 1934)



La signora di tutti es, para quien escribe estas líneas, la primera gran obra de su director. Realizada en Italia durante el periodo de transición del artista, que viéndose forzado a abandonar la Alemania Nazi, terminó por establecerse en Francia, esta cinta es un melodrama magistral que advertía, ya en 1934, de la llegada de todo un maestro.




8- Atrapados (Caught, 1949)



Notable cinta de género negro realizada durante la breve, aunque intensa, etapa americana de Ophüls. Con James Mason en el papel principal y un gran Robert Ryan, el director alemán crea un compendio de géneros y temáticas que pese a no conseguir la redondez de su film inmediatamente posterior -Almas desnudas- no es nada desdeñable.




9- Suprema decisión (Sans lendemain, 1940)



Tremendo melodrama en el que una madre se ve forzada a ejercer la prostitución para mantener a su hijo y a su vez es perseguida por los amores de su pasado. Esta es sin duda la mejor película de la primera etapa francesa de Ophüls. 



 
10- Amoríos (Liebeleï, 1933)


Melodrama ambientado en la Viena Imperial que destaca por su calidad artística y por ser el último filme que su creador dirigió en su país natal. Muchos la consideran una obra de referencia, y es que esta cinta abre muchos de los caminos que el director seguiría en las siguientes décadas de creación artística.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...