dimecres, 18 de desembre de 2013

Ser o no ser (To be or not to be, 1942) de Ernst Lubitsch



Dejo que el público utilice su imaginación. ¿Puedo evitar que malinterpreten mis sugerencias?

Ernst Lubitsch


Durante la ocupación Alemana de Polonia, un grupo de actores encabezado por Joseph Tura (Jack Benny) y su esposa María (Carole Lombard), tratará de evitar que el profesor Siletsky -un colaboracionista Nazi- entregue a la Gestapo una lista con los nombres de los principales miembros de la Resistencia.


Esta demoledora a la vez que brillante sátira del Nazismo fue realizada en plena guerra mundial, con Polonia aún bajo ocupación Alemana y por un realizador -el inigualable Ernst Lubitsch- Berlinés y judío. Todos estos datos otorgan un valor aún mayor al que ya posee per se este clásico del humor.

Un grupo teatral de Varsovia que representa todas las noches Hamlet de William Shakespeare -de ahí el título del film-, está preparando una obra que servirá como parodia de la Alemania del Tercer Reich. 

Ésta nunca verá la luz, pues en cuestión de horas su país se ve ocupado por el mayor enemigo imaginable. Ante esta situación, la compañía sigue con sus representaciones Shakesperianas a la vez que descubre un complot contra la resistencia que tratarán de evitar durante el resto del largometraje.


Además de esto, el film gira alrededor del triangulo amoroso que se crea entre el matrimonio protagonista y un joven y apuesto admirador de María (Robert Stack), quien la conquistará con cierta facilidad y sacará de quicio a Joseph Tura abandonando su asiento del teatro para acudir a una cita con María cada vez que éste inicie el soliloquio de Ser o no ser... 

Los personajes, perfectamente construidos e interpretados se verán envueltos en situaciones tremendamente disparatadas. El formidable guión de Edwin Justus Mayer y Melchior Lengyel da lugar a escenas que forman parte ya del imaginario colectivo; como el encuentro entre Tura, disfrazado de profesor Siletsky, y un psicópata dirigente Nazi apodado "Campo de concentración Ehrhardt" (Sig Ruman) o los encuentros entre María y el verdadero profesor Siletsky.


Todo el reparto realiza una formidable interpretación, que dota de fuerza y dinamismo a la película, y Lubitsch dirige con su mano maestra la que sin demasiadas dudas es su gran obra maestra.

Como curiosidad, la joven protagonista de la película, Carole Lombard, falleció tras un accidente aéreo antes incluso del estreno del film, poniendo fin a una trayectoria breve pero considerable en el mundo del cine.

En conclusión; una de las comedias más memorables que se hayan visto en pantalla. Indispensable.






0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...