divendres, 28 de març de 2014

Damian Lillard quiere ser el rapero más clutch de la NBA


Hace menos de un mes Damian Lillard decía lo siguiente ante los micros de CSNNW: "Si mi nombre sigue creciendo, creo que puedo obtener un 'disco de platino' con mi música", parece que el PG de los Portland Trail Blazers se sube definitivamente al carro de la música al igual que lo hicieron muchos otros jugadores de la NBA antes (véase When NBA Met Music). "No hablo de dar una lección al resto de los que ya han rapeado, pero realmente puedo rapear. Tengo una historia que contar y no todo será baloncesto en mis letras. Tengo mucho más recorrido que todo eso”, tiene claro que lo hará y cómo hacerlo, “teniendo en cuenta la forma en la que sé que podría hacer las cosas y los productores de los que me rodearé, no hay razón alguna para pensar que no conseguiría el disco de platino. Shaq ya demostró que es posible".

Shaquille O'neal consiguió llegar a ser disco de platino con su álbum debut, Shaq Diesel (1993). Evidentemente no fue solo gracias a la calidad de su música, la cual deja bastante que desear, si no por la fama que le caracteriza, y da la sensación que Lillard tiene en cuenta eso a la hora de lograr sus metas. Lo cierto es que ya ha revolucionado Instagram con sus #4BarFriday.



La cosa consiste en rapear 4 barras, algo breve y subirlas a la susodicha red social, empezó haciéndolo él y otros acabaron por sumarse otros jugadores como LeBron James, Paul George, Iman Shumpert o raperos más que consolidados como es el caso de Bun B. La repercusión de la movida ha sido tal que ha llegado a organizar eventos como este en New Orleans con Mannie Fresh.


Dame asegura que le ha cogido por sorpresa, "solo quería que la gente compartiera sus cuatro barras y fuera contagiándose, pero ha crecido mucho más rápido de lo esperado, de hecho, quiero hostear batallas y demás eventos por el estilo de vez en cuando".

Pero ser ambicioso no queda ahí, dice que quiere triunfar como Shaq, comentar en ESPN, convertirs en actor y protagonizar algún largometraje como lo hizo Ray Allen (Jesus Shuttlesworth) en He got game

A mí, personalmente, me sabe a capricho de niño rico pero no perderemos detalle de su trayectoria musical. Lo dejaremos aquí, enlazando un video en el que Natalie Banks le da un buen baño, don't fuck with Texas #NoStephenJackson:

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...