diumenge, 13 d’octubre de 2013

Viridiana (1961) de Luis Buñuel




"La moda es la manada; lo interesante es hacer lo que a uno le da la gana".

Luis Buñuel 


Viridiana (Silvia Pinal) es una joven novicia en un convento que visita a su tío Don Jaime (Fernando Rey), un viejo hidalgo que vive retirado con la única compañía de su sirvienta Carmen (Margarita Lozano), y la hija de ésta. Una vez allí, Don Jaime se obsesionará con la joven debido a su parecido con su difunta esposa. Tras la muerte del señor, la llegada a la residencia de su hijo ilegítimo (Francisco Rabal) cambiará para siempre la vida de la protagonista.


Luis Buñuel regresó de su exilio a España para llevar a la gran pantalla este guión escrito por él mismo y Julio Alejando. Sorprendentemente, el guión no fue censurado por las autoridades Franquistas, hecho que sí ocurrió con la película una vez terminada. Debido a dicha prohibición, Viridiana no fue estrenada en el Estado Español hasta 1977, y fue presentada al mundo como una producción Mexicana. 

No es de extrañar que ésta película no superara la censura Franquista, pues en ella hay incontables referencias sexuales y una permanente crítica a la iglesia católica. 


Resulta difícil escribir una breve reseña sobre Viridiana, pues lo cierto es que podríamos realizar una por cada escena de esta absoluta obra maestra. Este film, se erige como la obra cumbre del cine Español, y es la única producción de esta nacionalidad que ha sido premiada con la Palma de Oro a la mejor película en el festival de Cannes.

El argumento de la película, expuesto al inicio de la entrada, no es más que un mero hilo conductor del que se sirve Luis Buñuel para presentar a una joven creyente cuyas experiencias la liberarán de las cadenas impuestas por su religión. Pero Viridiana es mucho más que esto, es crítica social y religiosa, es un sinfín de simbolismos y matices que hacen que ningún fotograma resulte banal, pues toda imagen significa algo más allá de su simple apariencia. Viridiana es cine en estado puro, es arte en la pantalla. Viridiana es una obra maestra del séptimo arte, el cine.


El sutil guión de Buñuel y Alejandro, que ofrece distintas lecturas según la mirada del espectador, y las inmejorables interpretaciones de un grupo de actores en estado de gracia hacen del film que nos ocupa una obra inmortal. 

Son muchas las escenas e imágenes que podríamos destacar, como contábamos anteriormente, y resulta difícil quedarse con algunas en concreto. Pese a ello, remarcamos la parodia de la última cena protagonizada por un grupo de mendigos (imagen anterior), con un ciego en el papel principal, el de Jesús, hijo de dios. 

Además de ésta, resulta imprescindible comentar brevemente la escena final; en que Viridiana entra en la habitación de Don Jorge (su primo, hijo de Don Jaime), llena de miedos pero liberada, y juega a las cartas con él y con Ramona, en una clara referencia a un acto sexual a tres bandas, como deja patente la frase del protagonista: "No me lo va a creer, pero la primera vez que la vi me dije: "Mi prima Viridiana terminará por jugar al tute conmigo". 


Buñuel es un genio irrepetible del séptimo arte, y esta es su gran obra maestra. Un film con una carga simbólica sólo al alcance de otros grandes cineastas, como Ingmar Bergman, Carl Theodor Dreyer y unos pocos más. 

En conclusión, seria un error prescindir de esta película, pues representa una de las cimas del arte cinematográfico.





0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...