diumenge, 5 de gener de 2014

La conjura de los necios, la gran novela americana



Pese a ser un premio abstracto, “La gran novela americana” es probablemente el mayor reconocimiento que un escritor norteamericano puede obtener por su obra. Sueño de todo joven escritor y frustración de aquellos que no lo han conseguido, escribir la gran novela americana implica una aclamación prácticamente unánime tanto por parte de la crítica especializada como del público. Sin discusión forman parte de este selecto club "Moby Dick" de Herman Melville, "Las aventuras de Huckleberry Finn" de Mark Twain y "El Gran Gatsby" de Scott Fitzgerald entre otros.

Detrás de todos estos clásicos indiscutibles, existe un gran número de libros que se encuentran en una especie de limbo entre el selecto club de las grandes novelas americanas y obras con gran importancia dentro de la cultura estadounidense, sería el caso de “Lolita” de Vladimir Nabovok, “On the road” de Kerouac o “La conjura de los necios” de John Kennedy Toole. Quisiera romper una lanza a favor de éste último ya que, además de ser un libro de una calidad excepcional, contiene una trágica historia.




La conjura de los necios es la obra magna de John Kennedy Toole, una disparatada novela que tiene lugar en Nueva Orleans, con personajes cómicos cuyas acciones rozan en ocasiones el surrealismo. La crítica describió al personaje de “La conjura de los necios”, Ignatius Reilly, como un híbrido entre Don Quijote y Oliver Hardy (el gordo de “el gordo y el flaco”). Nada más lejos de la realidad, Ignatius es un treintañero que está escribiendo una gran obra (según él) que abrirá los ojos a la sociedad norteamericana. El personaje vive con su madre y se ve obligado a ayudar económicamente en casa, por lo que busca trabajos de lo más sórdidos. El más hilarante es el de vendedor de perritos calientes ambulante por un barrio decadente de Nueva Orleans.


"Puede que su hijo haya estudiado demasiado para su propio bien. En las universidades hay muchísimos comunistas. Puede que ése sea el problema de Ignatius. Es muy propio de un comunista tratar mal a su mamá."

Aunque el libro solo deja lugar a la carcajada, la historia del escritor no fue por el mismo camino: John Kennedy Toole se suicidó a los 32 años sin ver su obra publicada después de recibir varios rechazos de distintas editoriales. Unos años después, su madre envió la obra a un editor para que la publicara, éste al ver la calidad de la novela que tenía delante no dudó en editarla y que saliera al mercado. Enseguida causó furor y al año siguiente ganó el Pullitzer y el premio a la mejor novela extranjera en Francia. En España ha sido uno de los libros más vendidos de la editorial Anagrama y se siguen haciendo reediciones.

Estatua de Ignatius Reilly en Nueva Orleans

No deja de ser curioso que John kennedy Toole haya conseguido la fama después de su muerte, y es que probablemente con ella no hubiera acabado su vida de tan trágica manera. Hay rumores que dicen que su madre fue la causa de su depresión al tener un carácter muy dominante y no dejarle abrir sus sentimientos hacia otras personas, otros por su homosexualidad latente. Sea como fuere, el suicidio de JKT nos ha privado de uno de los mejores escritores norteamericanos del siglo XX del que, sin embargo, siempre nos quedarán las desventuras de Ignatius Reilly.


- Podrías descansar una temporada en el pabellón psiquiátrico cariño.
-¿Como? Jamás. Intentarían convertirme en un subnormal enamorado de la televisión y de los alimentos congelados. ¿No comprendes? La psiquiatría es peor que el comunismo.



0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...