dimecres, 22 de gener de 2014

La trágica historia de la familia Clutter



Los Clutter podrían ser considerados a primera vista como la típica familia estadounidense, la culminación del sueño americano y la realización del American way of life. Herbert Clutter era el padre, conocido en todo el pueblo por ser un hombre de bien y poseedor de varios campos en la zona; la madre era Bonnie Clutter, Bonnie era su fiel esposa pero sufría de depresión. Los Clutter tuvieron 4 hijos (3 chicas y un chico), dos de las cuales ya se habían independizado. Nancy, de 16 años, era su tercera hija y era la chica perfecta: guapa, inteligente y era también la más popular del instituto; todo lo contrario de su hermano Kenyan, de 15 años, mucho más introvertido y tímido.

La familia Clutter vivía en el pequeño pueblo de Holcomb, en el estado de Kansas. Holcomb bien podría haberse convertido en el Macondo de los Estados Unidos y los Clutter podrían haber sido los Buendía. Pero al contrario que el pueblo creado por García Márquez, Holcomb era real, y lo que pasó allí el 15 de noviembre de 1959, también lo fue.




Dick Hickock y Perry Smith aterrizaron en Holcomb después de un viaje en coche que les había hecho cruzar medio país. Estos dos pintorescos personajes se conocieron en la cárcel y fue allí donde Dick le contó a Perry que su plan al salir era atracar a un terrateniente local que tenía una fortuna en una caja fuerte y luego ir a México.

La medianoche del 15 de noviembre, Perry y Dick entraron en casa de los Clutter y maniataron a todos los integrantes de la familia. No consiguieron más que 50$ y esa supuesta caja fuerte, al parecer, jamás existió. De todas formas, mataron a todos los miembros de los Clutter y salieron hacia México. Al día siguiente todo el mundo quedó conmocionado, no solo los habitantes de Holcomb, sino de todo el Estado. Este suceso alteró la vida cotidiana de los habitantes de Holcomb y empezaron a desconfiar de ellos e incluso a incriminar a otros.

Los investigadores de los asesinatos se quedaron perplejos ante la casi ausencia de pruebas e indicios que seguir ya que era una familia muy querida en la zona y, aparentemente, no se habían llevado nada de valor. Pese a eso, consiguieron atrapar a Perry y a Dick por una confesión de un compañero de Dick en la cárcel, que fue el que le había dado la idea. En el juicio los condenaron a muerte.




Este caso llegó a los oídos del reputado periodista Truman Capote y enseguida se involucró de lleno. Dedicó 6 años de su vida a conocer a los asesinos y mantuvo una estrecha relación con Perry Smith mientras éste estuvo en el corredor de la muerte. Este caso afectó mucho a Capote que busco refugio en el alcohol. Esta investigación por parte de Truman Capote fue llevada al cine con la película “Capote” en 2005 por la que Philip Seymour Hoffman fue galardonado con el Oscar a mejor actor.

El 14 de abril de 1964 Perry Smith y Dick Hickock fueron colgados en la horca. Dos años después, Truman Capote daría luz al embrión que se había estado gestando durante esos 6 años, publicó “A sangre fría”. El libro recibió elogios de la crítica y colocó a Capote en el foco de las celebridades del momento. Pese a eso, Truman Capote ya no volvería a ser el mismo y ese fue su último libro.




Quizás los Clutter no fueron los Buendía, pero Truman Capote sí fue García Márquez. Con “A sangre fría”, Capote inició lo que sería dominado como el Nuevo Periodismo, corriente que luego siguieron autores de talla de Tom Wolfe.


"Los militares no pierden el sueño. Asesinan y encima les ponen medallas. Las buenas gentes de Kansas quieren matarme y algún verdugo habrá que este encantado de hacer el trabajo. Matar es muy fácil" -Perry Smith


0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...