dissabte, 13 de desembre de 2014

Las 10 mejores películas indie de los 90


Los 90 fueron esa década en la que los videojuegos y la tecnología empezaban a llenar huecos en la vida de la gente. Una década cuya vestimenta y cultura popular ha pasado a formar parte de la memoria colectiva de las personas. Y una gran década para el cine independiente, claro.

El término indie o independiente es un concepto que durante los últimos años se ha desdibujado tanto que ya es imposible esclarecer qué es indie o qué no lo es (y eso que ya era difícil antes). Pese a eso, trato de incluir en esta lista películas que por su bajo presupuesto, sus actores desconocidos o incluso la temática, estén fuera de las grandes producciones.


Nota: las películas no están en ningún orden.


Pi: fe en el caos (1998), de Darren Aronofsky

Primer largometraje del ahora consagrado director Darren Aronofsky (Requiem for a dream, Cisne Negro...). La película trata de como un matemático llamado Max está a punto de descubrir el modelo matemático que rige el mercado bursátil, descubrimiento que le provocará problemas con una gran empresa e incluso con una facción poco amistosa del judaísmo. Rodada en blanco y negro, Aranofsky consiguió el premio al mejor director en Sundance.


Clerks (1994), de Kevin Smith

Clerks supuso el descubrimiento de Kevin Smith, un tipo corriente que trabajaba en una tienda de ultramarinos (la misma que aparece en la película). En el film vemos el transcurso de un día de dos jóvenes cajeros en New Jersey mientras atienden clientes, si es que no están jugando al hoquei en el tejado. Aclamada por sus ingeniosos diálogos sobre mamadas o Star Wars, Clerks es ahora una película de culto que fue premiada en Cannes y en Sundance.


Reservoir Dogs (1992), de Quentin Tarantino

Y llegó Tarantino. Todos la hemos visto pero no está de más repasarla: una historia de un robo a un banco sin que aparezca el mismo robo en la película e intentar descubrir quién es el infiltrado. Repleta de música bailable y con unos diálogos que todavía hoy sorprenden (la primera escena en el restaurante es hilarante), Reservoir Dogs puso en escena a ese excéntrico director que es Quentin Tarantino. A destacar el baile que se marca Michael Madsen con cuchilla en mano.


Following (1998), de Christopher Nolan

Puede que no nos haya encantado Interstellar, la última película de Christopher Nolan. Pero tenéis que saber que antes de hacer proyectos de millones de dólares, Nolan también hacía películas indies, y bastante buenas añadiría yo. Following explica la situación de un escritor sin inspiración que sale a la calle en busca de ésta y al conocer a un misterioso hombre, su vida empezará a cambiar drásticamente. Nuestra crítica completa aquí.



Rushmore (1998), de Wes Anderson

Rushmore no es la primera película del particular director Wes Anderson, pero sí que es la primera colaboración que realizó con Bill Murray y la primera película en la que se empieza a ver una especial manera de hacer cine: una paleta de colores muy suave, una voz en off, planos que podrían parecer estúpidos y música indie. Todas estas cosas que luego serían una marca personalizada del director más admirado por los gafapastas.



Smoke (1995), de Wayne Wang

Smoke podría ser la historia de un padre y un hijo, de un fotógrafo amateur o de un escritor sin inspiración, pero por encima de todo es la historia de un estanco. El humo ejerce de hilo argumental entre estas tres historias de gente normal que intenta sobrevivir en Brooklyn. El guión es del escritor Paul Auster que ganó varios premios con esta película. Boyero llegó a decir lo siguiente: “Yo la reviso con frecuencia. Ayuda a sobrevivir.”



Cómo ser John Malkovich (1999), de Spike Jonze

Hasta finales de los 90 Spike Jonze era un director que se ganaba la vida rodando videoclips para las algunas de las bandas más conocidas del momento (Sonic Youth, R.E.M., Dinosaur Jr...). Hasta que llegó Charlie Kauffman con un guión bajo la manga. Cómo ser John Malkovich es una película extraña, y es que una película de comedia surrealista de ciencia ficción no es algo que se vea todos los días. Cuenta la historia de Craig, un marionetista callejero que encuentra trabajo en la planta 7 y medio de un edificio de oficinas que le llevará a vivir una historia de lo más disparatada.



El mariachi (1992), de Robert Rodriguez

Si antes comentaba el debut de Quentin Tarantino, no podía dejar pasar tampoco la de su amigo Robert Rodriguez. Y es que si uno ve las dos películas puede entender como han llegado a forjar una amistad estos dos directores. Violencia y gamberrismo es la seña de identidad de los dos directores que luego serían inseparables. La película trata de un mariachi que llega a la frontera de México y en la que se verá involucrado con un peligroso matón y que además será confundido con un presidiario armado. El mariachi fue rodada con sólo 7000 dólores y como apunte, no sale Danny Trejo.



El odio (1995), de Mathieu Kassovitz

El odio (Le haine) es una de esas películas que se deben enseñar en los institutos, con una sensación al verla parecida a American History X, El odio explica como viven los disturbios con la policía unos adolescentes de un barrio humilde de las afueras de París. Ganadora de múltiples premios (entre ellos el César a mejor película y dirección en Cannes), la película es uno de los grandes filmes franceses de la década.



Cube (1997), de Vincenzo Natali

Y por último pero no menos importante, Cube. He de decir que no soy un gran fan del cine de terror en general, pero reconozco que con Cube tengo que hacer una excepción. Cube sorprende, es diferente. El argumento es el siguiente: un grupo de personas se encuentran en una serie de habitaciones en forma de cubo y deberán superar diversas pruebas para poder sobrevivir a unas trampas mortales. El film, actualmente de culto, ha tenido una secuela y una precuela y ganó el premio a mejor película y guión en el festival de Sitges.



Estas son las diez que he escogido, abriendo un poco más el concepto de indie podrían haber entrado películas como Barton Fink, Miedo y asco en las vegas, Trainspotting o incluso Sospechosos habituales, pero creo que la lista ha quedado bien tal y como esta.


Y vosotros qué opináis, ¿cuáles son vuestras películas indies favoritas de los 90?

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...