divendres, 2 de maig de 2014

El día que Bob Dylan fue abucheado


Newport, verano de 1965. Todas las emisoras del país ponían Like a Rolling Stone y Dylan estaba en la cima de una corta pero vertiginosa carrera que había empezado hacía unos pocos años. Pero llegó a Newport, Rhode Island, y el cambio que ya había anticipado con la cara A de su anterior disco 'Bringing it All Back Home' se hizo realidad: Dylan había pasado de tocar con guitarra acústica y armónica a hacerlo con guitarra eléctrica y toda una banda de acompañamiento. ¿Se había vuelto comercial aquel judío de Minnesota que hacía solo unos pocos años estaba vagando por Greenwich Village en busca de una oportunidad?


Si bien es cierto que no era la primera vez que le abucheaban en público por su transformación eléctrica, Newport había sido un lugar donde Dylan había triunfado con canciones como Blowing in the wind o Mr. Tambourine Man. Los fans más acérrimos fans del folk puro encontraron esa transformación como una traición: Bob Dylan se había pasado al lado oscuro, la canción protesta se la había llevado el viento.

Dylan fue a Newport por tercer año consecutivo y llegó, vio y perdió. Tres canciones: Maggie's farm, Like a Rolling Stone y Phantom Engineer. Eso fue lo que duró su concierto en Newport. Después de la tercera canción, Dylan, ante el abucheo de la mayor parte del público, decidió dar por finalizada su actuación. Finalmente volvió, esta vez con un set acústico, tocó dos canciones más y se fue sin decir palabra. 

Una de las anécdotas más curiosas de aquella noche la protagonizó Pete Seeger, el mítico cantautor estadounidense estaba presenciando la actuación y según su versión, el sonido estaba tan distorsionado que apenas se escuchaba la voz de Dylan, por lo que fue enfurecido a la parte de atrás del escenario para remediarlo, algunos incluso dicen que llegó a coger un hacha para cortar los cables y acabar con aquello. Sea como fuere, los asistentes habían decidido, Bob Dylan ya no era uno de los suyos.

No fue ni mucho menos la última vez que Dylan recibió abucheos por parte del público que hacía unos pocos años le idolatraba: un año más tarde, en una actuación, desde el público se le llamó Judas, a lo que Dylan respondió “No te creo, eres un mentiroso”, y seguidamente se dirigió a su banda de acompañamiento y les dijo “¡Tocad fuerte!”.


Años después se le ha reconocido a Dylan y su trilogía de álbumes rock (Bringing It All Back Home, Highway 61 Revisited y Blonde on Blonde) como precursores del folk rock y es gracias a esa conversión por la que Bob Dylan es mayormente conocido.

Dylan no volvería a aparecer por Newport hasta 37 años después, esta vez como un héroe. La edición del festival de Newport de 1965 sigue siendo hoy en día recordada por aquel estruendo en contra de Dylan, y es que hasta los más creyentes a veces pecan.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...