divendres, 24 d’octubre de 2014

El$$o Rodriguez; El Estatus de Elsso


Elsso Rodriguez, estilizado El$$o Rodriguez, no es el artista más famoso del panorama rap nacional ni falta que le hace, su habilidad como letrista habla por sí sola, sin necesidad de grandes estrategias de promoción. Por ello, intentando seguir el espíritu del susodicho, omito toda presentación del que es, fácilmente, uno de mis MCs favoritos.

Cuéntanos quién son El$$o Rodríguez, Borja Sola y Don Cristal.

Borja soy yo, la persona. Soy Borja para mi familia, mis amigos y para la gente con la que interactuo en mi vida cotidiana.

Elsso Rodríguez es el nombre que utilizo para hacer música. En un principio era un alterego que mostraba una faceta mía ciñéndome a ciertas pautas y clichés. Pero con el tiempo esa línea que separaba a persona y personaje se ha ido desdibujando debido a la búsqueda de la sinceridad absoluta en mis letras y el consiguiente abandono de dichas pautas. De todas formas todavía existe esa diferencia; Borja decide y Elsso ejecuta.

Don Cristal fue el primer nombre que utilicé. Aquel sí era un auténtico alterego, lo utilizaba para provocar básicamente. Hablaba sobre sexo, drogas, violencia y demás con una actitud muy punk en cuanto a la provocación. Era lo que me apetecía hacer en ese momento, con esa edad e influenciado por la música que escuchaba entonces. Eso sí, rapeaba muy mal, que nadie imagine un alarde de técnica. Creí haberlo matado hace mucho, pero en cierta ocasión aparecieron esas sensaciones, esa necesidad de hablar mucha mierda y me escribí el tema Best Wishes. Al acabar me dí cuenta de que ese tema lo había compuesto Don Cristal, no Elsso, así que me vi en la obligación de sacarlo a la luz.

En 2003 sacas tu primera maqueta, han pasado casi 15 años y aquí estás con tus trabajos a la espalda, sacando pecho y con el respeto ganado de todo buen amante del género. ¿Qué se siente, cuál es el objetivo a cumplir a estas alturas?

Siento agradecimiento; al destino, a Dios, a mi culo o a quién sea. Nunca hubiera imaginado que gracias a la música hubiera vivido ciertas situaciones o conocido ciertas personas y lugares. Que tampoco he conseguido nada, pero la música me ha dado más de lo que nunca esperé de ella. Y estoy agradecido por ello.

Y objetivos pocos. Simplemente disfrutar de escribir, de grabar y de actuar. Ese ha sido siempre mi único objetivo, si en algún momento dejase de disfrutar el proceso creativo no tendría ningún sentido seguir haciendo música.

En varias ocasiones muestras tu repulsión a las palmaditas en la espalda. ¿Prefieres estar al margen de todo lo que tiene que ver con el rap aunque esto pueda jugar en tu contra? ¿Es mejor llegar a un menor público con más criterio o llegar a más gente aunque no llegue a comprender realmente lo que quieres transmitir?

No creo que el estar al margen de ciertas cosas juegue en mi contra. Porque lo que yo pretendo es hacer música y que la gente llegue a ella de forma sincera, que se cruce con mi música y se quede con ella porque le transmite algo. No quiero llegar a la gente, prefiero que la gente llegue a mi obra porque le interesa, me da igual si son cero, uno o un millón. Así me aseguro un público realmente interesado, cribo al que llega por razones equivocadas y me evito tener que andar promocionándome y haciendo mil amigos que dentro de un año van a ser dos.

Aparte, me gusta tratar mis obras como piezas de artesanía. Trabajar en ellas hasta que yo esté a gusto. No me importa estar tres años haciendo un disco si el resultado final me convence por completo. No quiero producir en masa por el simple hecho de estar en boca de la gente, quiero hacer una serie de obras que -dentro de mis limitaciones- tengan su significado y su dedicación detrás. Para trabajar bajo este modus operandi hay que olvidarse de hacer ningún negocio con la música, y ahí desaparece casi por completo la necesidad de promoción.

Encontramos en tus canciones referencias a Sabina. ¿De qué manera te ha influenciado?

Creo que su influencia es más que evidente si te paras a escuchar mis letras. Independientemente de lo que opine sobre su persona, el tipo me parece un gran letrista, sobre todo en su época de finales de los 80, principios de los 90.

Mi padre solía ponerlo mucho en el coche; Sabina, Krahe, Aute, Silvio Rodríguez... Y supongo que todo aquello se me quedó.

¿Te consideras más/mejor letrista o intérprete? Es decir, en el caso de Sabina, ya que hablábamos de él, nadie osa negar sus dotes como poeta, pero la interpretación es su gran hándicap a pesar de haber hecho de ella algo característico.

Sí puede haber cierto paralelismo en ese aspecto. Soy perfectamente consciente de que mi punto fuerte reside en las letras, y en cierta manera me aprovecho de eso. Trato de cuidar mucho lo que escribo y me preocupo bastante de no bajar el nivel en cada referencia que hago pública.

Me hace gracia cuando leo cosas sobre mi música del tipo “estilo peculiar” y demás. Porque realmente no sé hacerlo de otra manera, no tengo ningún sentido del ritmo ni coordinación en general, y de música ni puta idea. A base de mucho practicar he logrado fluir con cierta gracia, pero eso, “a mi manera”. Al final esa carencia se ha traducido en originalidad en cierto modo, y eso me gusta.


Las mujeres son una parte importante en tu vida como podemos comprobar en tu música. Amor, desamor, rencor... ¿Qué papel juegan las mujeres? ¿Es El$$o Rodríguez un Julio Iglesias? Jajaja.

Hubo una época en la que mi relación con las mujeres y la figura femenina en general jugó un papel muy importante en mi vida. Sobre todo cuando compuse Baladas Heavys, que yo lo considero un disco de amor/desamor, ese es el eje sobre el que gira. Ahora mi relación con las mujeres me sigue influenciando, pero de forma mucho más sutil.

Ya traté de ser un Julio Iglesias de segunda, pero ni a regional llegué. Luego conocí a una mujer, entablamos una relación y aquí estoy, c´est fini Julio Iglesias. Y que me quiten lo bailao

De Street Tragicomedia a Feelmatic hay un cambio enorme. Pasamos de un Elsso preocupado por la fiesta, las mujeres y todos esos rollos de veinteañero a un El$$o, aunque suene típico, mucho más maduro y centrado. ¿Qué opinión te merecen los artistas (si es que se les puede llamar así a la mayoría) de tu mismo género que, aunque te sacan unos añitos, siguen estancados haciendo lo mismo que hacían en los 00’s? Y no me refiero sólo al tipo de música, sino a tener los mismos comportamientos, pintas y mentalidad.

Cuando empezaba sí criticaba ese tipo de actitudes, estaba hambriento y convencido de tener algo nuevo y mejor que lo que había, por alguna razón creía merecer algún tipo de “puesto” que otros ocupaban. Al final todo eso es ridículo.

Detrás de todo este rollo de “escena” hay personas que pueden hacer lo que les venga en gana siempre que no dañen al prójimo; música, arte, negocio, espectáculo o circo. Y yo no tengo porqué ofenderme ni porqué juzgarlo.

Lo cual no quita que si estoy con un colega y vemos algún comportamiento de este tipo puedan surgir comentarios jocosos. Pero eso son intrascendentes ejercicios de frivolidad que se quedan en el ámbito privado.

En El Forastero dices “Un pingüino en tu ascensor”, referencia al grupo de pop español de casi idéntico nombre. Me es imposible no conectar su disco “Pingüimatic” con el EP que sacaste con Zar1 aunque cuando te preguntaron por el título no lo mencionases. ¿Cómo de equivocado voy?

Que yo sepa, el título de Feelmatic no tiene nada que ver con ese disco. Ya comenté en la entrevista que mencionas que se le ocurrió a Zar1 a raíz de unos comentarios que le hice con respecto al artwork, así que el él te podría responder con más fiabilidad que yo.

No soy especialmente fan de Un Pingüino en mi Ascensor, pero me parece un nombre cojonudo, y era una expresión que me venía muy bien para lo que esa canción expresa, porque un pingüino dentro de un ascensor está completamente fuera de lugar, es el forastero absoluto. Y de paso incluía una referencia a un grupo que representa con claridad una época y una estética muy concretas.

No hay más que escuchar un par de temas tuyos para darse cuenta que no eres el típico rapper, ni en la forma de rapear ni en la de escribir. ¿Cómo surgen canciones como El Rosario de la Aurora, por ejemplo?

Ya he comentado que, dentro de mis limitaciones, cuido mucho las letras. Me gusta mucho el lenguaje, jugar con él. Precisamente en El Rosario de la Aurora trabajé mucho ese aspecto, tiene muchas metáforas, dobles sentidos y referencias más o menos veladas. Fue una letra que repasé y retoqué muchas veces. Es algo que hago a menudo, trato de evitar las frases de relleno, a no ser que me produzcan sensaciones por sí mismas.

¿Dónde quedó el Elsso de La Florida Splendor o Jodido pero Vivo? ¿El que no escribas canciones tan tristes significa que la vida te ha tratado algo mejor o es que te tomas los problemas de otra manera, con más humor y una visión no tan pesimista?

Se quedó entre 2008 y 2009, que es cuando escribí esos temas desde esa perspectiva. No creo que sean canciones más tristes que otras posteriores como Un Tango en Cada Esquina, Volver o Caras Sucias por ejemplo. Lo único que cambia es el enfoque, algo evidente en seis años. Precisamente porque la vida me ha dado más palos en este tiempo que los que llevaba hasta entonces y uno aprende a encajar y devolver.


Es en Lady donde vemos más guiños al rap español, concretamente a 7 Notas 7 Colores y a Solo Los Solo. ¿Crees que tú serás en algún momento para los chavales de ahora lo que han sido grupos como esos para ti? ¿Cuál ha sido tu rapper o grupo favorito?

Dudo bastante que me vean como yo veía a esa gente. Aunque sea un topicazo internet y las redes sociales especialmente han acercado mucho a público y artistas. Ahora los chavales pueden interactuar contigo y tratarte de tú a tú, cuando no es el propio artista el que sobreexpone su vida privada. Cuando yo empecé a escuchar Rap te comprabas el disco y si te gustaba te aprendías las letras mejor que el propio autor. Veía a los grupos como gente lejana e inaccesible, una especie de estrellas que salían en la radio y en las revistas. Algo absurdo, porque ahora sé que la mayoría son gente normal y pocos han vivido como estrellas. Pecaba de paleto con eso, pero era así.

Favoritos no sé, los grupos que escucho van por rachas. Pero si ha habido dos grupos españoles importantes en mi concepción de todo esto han sido primero 7 Notas 7 Colores y después (en el tiempo) Hermanos Herméticos. He copiado mucho a ambos en el pasado, para mí han marcado las pautas sobre cómo hacerlo.

Hablas de Bukowski como un beatnik tardío, dices haberlo leído y te ha marcado, si a eso le sumamos a José Manuel Urtain nos lleva al tatuaje de tu bíceps derecho, el epitafio del escritor si no me equivoco. ¿Qué ha significado para ti la literatura del estadounidense? Coméntanos tus gustos literarios y el último libro que has leído.

A Bukowski llegué en un tiempo en el que buscaba literatura que hablara sobre excesos, decadencia y temas así, cualquier cosa; Thompson, Céline... Así conocí un poco el realismo sucio, Fante, revivals más o menos acertados como Wells... Aquello me influenció mucho para Baladas Heavys, traté de darle un poco esa crudeza en el lenguaje y esa atmósfera sucia y quedé contento en ese aspecto.

Desde hace un tiempo intento leer cada noche, aunque no siempre lo consigo porque me acuesto muerto de sueño y ni abro el libro. Así que a pesar de ser un placer, en mi caso requiere cierta disciplina. Lo considero muy importante para luego poder escribir, me inspira, me activa la creatividad y enriquece mi lenguaje.

Lo último que me ha interesado como movimiento ha sido la llamada Generación Perdida; He profundizado en Hemigway, Fitzgerald me gusta mucho... Me interesa porque la decadencia sigue ahí, pero de una forma más elegante. Aparte de aquella época, la importancia que tenía París, todo ese rollo bohemio.

Ahora he acabado Delitos a Largo plazo, de un tipo llamado Jake Arnott, es la primera parte de una trilogía que trata sobre gánsters en el Londres de los años sesenta. Me lo recomendaron porque toca bastante el tema de la moda y las tribus urbanas de la época; mods, skins y demás, aunque el argumento no gira en torno a eso. Me gustó bastante.

En “Menudeces” nombras a Don Celes, el personaje creado por Olmo y en “El último cartucho” haces lo propio con Robert Crumb -en este caso por su amor al jazz pero ilustrador pionero del cómic underground estadounidense-. ¿Es el cómic o la novela gráfica una de tus aficiones?

Sí, evidentemente. Como curiosidad te diré que el subtitulo de Baladas Heavys (El Estatus de Elsso) es un guiño a un autor que se llama Dave Cooper, que subtitula muchas de sus obras de esa manera; “El Estatus de -el protagonista-”.

Hablando de Jazz, pasas de Benny Goodman a Aretha Franklin, de ahí a Bootsy Collins y Curtis Mayfield, etc. Tus referencias musicales directas o indirectas son amplísimas, cuéntanos un poco lo que has ido escuchando a lo largo de los años, ya que deduzco que no habrá siendo siempre lo mismo.

Me resultaría imposible hacer una lista de lo que escucho o he escuchado en mi vida, serían un millón de nombres. Escucho cualquier cosa que me produzca algún tipo de sensación, sea del estilo que sea y esté lo valorada que esté. Si una canción de Camela me provoca algo que quiero sentir me la pongo, y lo mismo con Verdi, por irnos a las antípodas.

Prácticamente en todos tus temas encontramos al menos una referencia al cine -en Canción triste (Balada nº13) hemos detectado hasta 6-, deduzco por tu name dropping que eres fan de los hermanos Coen aunque Scorsese y Lynch no te desagradan en absoluto tampoco. ¿Cómo nace tu afición al séptimo arte y cuáles son tus gustos en ese aspecto?

Eso me viene de mi padre. Era muy aficionado, nos llevaba muchos domingos al cine, al videoclub, compraba bastantes publicaciones, incluso llegó a presentar un infame programa sobre cine en una televisión local de aquí.

Sobre mis gustos pasa lo mismo que con la música, imposible hacer un listado de mis favoritos. Por darte un nombre y ya que los citas te diría que cualquier cosa que hagan los Coen va a tener mi atención ganada en un principio, me gusta mucho casi todo lo que tocan.


También vemos muchas referencias al cine quinqui, ¿cuál es tu favorita de este género?

Tengo especial cariño a las de El Pico. Probablemente porque parte de ellas transcurre en el Bilbao de los años 80 y en cierta manera me transportan a mi infancia.

Por 6 euros podemos tener Baladas Heavys en casa, pero sorprendentemente aún te quedan copias físicas, ¿crees que el público no apoya lo suficiente? ¿El hecho de no haber vendido todas las copias físicas de Baladas Heavys os ha tirado para atrás a la hora de sacar Feelmatic en ese formato?

El apoyo del público es el que es y no creo merecer más ni menos. De Baladas Heavys hicimos 1000 copias y nos hemos deshecho de más de 700 entre ventas y alguna que hemos regalado por compromisos varios. Cuatro años después de salir seguimos vendiendo como mínimo una o dos copias mensuales, un goteo incesante todos los meses durante cuatro años. Aunque suene prepotente lo considero un disco atemporal, y creo que el interés que la gente sigue demostrando por él lo atestigua. Desconozco lo que venden otros grupos pero a mí personalmente me sorprende el funcionamiento del Baladas.

El hecho de cómo funcionó ese disco no tiene nada que ver con la decisión de no sacar Feelmatic en físico, para nada.

“Disco grabao' pero sin titular”. ¿Tienes algún proyecto ya a medias? Le comentaste a la gente de Crypta que estabas metido en algo con Vic Vega, ¿cómo va ese trabajo?

Esa frase se refería al propio Feelmatic, no a ningún proyecto que tuviera a medio hacer en ese momento.

Con Vic Vega hago mucha música, y eso va a tener como resultado un disco a medias, pero más tarde que temprano porque sigue en estado embrionario. Y tardaremos bastante en dejarlo como a nosotros nos apetece. Eso sí, trabajamos sin parar en ello.

¿Cómo surgió la idea de hacer una gira junto a Miguel Grimaldo y Hardy Jay? ¿Por qué ciudades esperáis tocar?

El precursor de todo esto ha sido Grimaldo, él ha sido el que ha hecho el papel de manager y todo el trabajo sucio. No recuerdo exactamente cómo surgió... Me había comentado alguna vez que quería hacer algún directo a medias conmigo, creo que tenía un par de fechas y quería que yo actuara. Le dije que me cogía en un punto un poco muerto, porque Vic Vega y Restrepo -que son los que me acompañan habitualmente- estaban viviendo fuera de aquí y teníamos todo un poco desmantelado. En ese momento yo estaba buscando DJ y ya había hablado con Hardy sobre la posibilidad de que pinchara en mis conciertos si me surgían dos o tres fechas seguidas, porque él es de Madrid y no podíamos ensayar con regularidad. Hablé con Grimaldo sobre esto y resultó que él tambien estaba en contacto con Hardy por las mismas razones. Ahí ya empezamos a maquinarlo todo.

La cosa comenzó el 11 de octubre en Valladolid y por el momento tenemos cerradas Palencia, Oviedo, Santander, Sevilla, Lugo, Vigo y Barcelona. Más otras pocas que nos quedan por cerrar y que anunciaremos en redes sociales y demás con suficiente antelación.

Muchas gracias por tu tiempo y dedicación, esperamos verte pronto por Barcelona junto a los borricos.

Gracias a vosotros por la entrevista. Paz ahí fuera.

3 comentaris:

  1. A ver....me haceis mucha gracia, para trabajar en la musica hay que saber sobre MUSICA, y estos no tienen ni idea de lo que es eso, que son muy buenos letristas?? en serio??? estos no escriben ni la mitad de bien que un escritor o un periodista, y es que musicalmente tampoco tienen calidad, pero no solo con este grupo, cualquier rap español es asi, por eso me dais pena, porque no valeis nada y os creeis los reyes del mambo,teneis el gusto en el culo

    ResponElimina
  2. Lamentablemente no logro comprender a quién haces referencia con "estos" anónimo, debe ser a Sabina y/o a Elsso, pero me parece tan ridículo negar la evidencia que no sé si tengo que argumentarte mi posición. Espero, siguiendo tu razonamiento, que no te dediques al mundo de la música porque tu habilidad juntando letras es claramente deficiente... Si nos lo aclaras te daremos una respuesta digna.

    ResponElimina
  3. Qué buena entrevista¡ Respecto al comentario de arriba... pues bueno... Si Elsso no es Rubén Darío es porque es un MC, no un poeta, ni un periodista como dices... Lógicamente el planeta ha sido pisado por plumas mucho más finas que la suya, pero no reconocer la habilidad de este hombre escribiendo, y también rapeando, es una necedad del tamaño de una rotonda.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...